• Búsqueda de libros, revistas, folletos o mapas.
  • Búsqueda, consulta y visualización de fotos, audios o documentos
  • Búsqueda de libros, revistas, folletos o mapas en cinco diferentes bases de datos.
  • Centro de Documentación del Departamento Administrativo de Planeación - DAP.

EN LA FILBO SENTIMOS LAS IDEAS

Por: Juan Carlos Sánchez Restrepo

La pasada Feria del Libro de Bogotá (FILBO) se llevó a cabo entre el 17 de abril y el 2 de mayo. Este es uno de los eventos de esta índole, considerado entre los más sobresalientes y masivos que se realizan en Latinoamérica. Es un único espacio dispuesto para el intercambio y la conexión de escritores, empresas editoriales, distribuidores y lectores en un circuito de mutuo beneficio. Argentina fue el país invitado de este año, y la memoria, el cine, la ilustración y el mundo de la lectura, se dieron cita para que más de 575.000 visitantes disfrutaran de 1.796 eventos.

Corferias de Bogotá es una suerte de espacio dividido en bloques, que para alguien que la visita por primera vez puede fácilmente representar un laberinto. Por cualquier parte se puede iniciar el recorrido debido a que sus instalaciones tiene diferentes accesos.

La romería de personas y de niños es impresionante, casi parecido a las procesiones y filas que la gente suele hacer cuando ven una figura sagrada revelada en una pared o en la maza de un Buñuelo. Me detuve en la puerta para ver a los niños de los colegios bogotanos vestidos con el rigor de un pequeño adulto: saco, corbata y medias de lana; algo parecido a como se vestían los niños en el siglo XIX. Claro que todo obedece al clima. La capital se impuso algo lluviosa, pero permitió disfrutar de una estancia maravillosa.

Fuera de la inmensa oferta de libros, expuestos para ser comprados el lugar, la Feria permitió la realización de grandes transacciones de compras y ventas de la industria editorial. La oferta es inmensa y la calidad de los libros sobresalen por su diseño y presentación. Entre las imágenes que pude captar podrán ustedes apreciar una oferta variada de obras. Me sorprendió la oferta de temas y contenidos dirigido a los jóvenes lectores, como biografías y obras de prestigiosos cantantes y bandas de música contemporánea, además de la oferta y sagas cinematográficas que primero fueron literatura y que ahora por gracia del cine son ya clásicos obligados de lectura.

Lo de los libros me lo esperaba, pero el otro gran atractivo de la Feria fue su oferta cultural: charlas, debates, entrevistas a escritores, presentación de libros, verbenas donde los personajes salen de los libros.  Tuve la oportunidad de conocer, lástima que no se dejó fotografiar, a la Famosa escritora “Linda Guacharaca”, una perra criolla rescatada por su dueña, quien insiste en sus presentaciones que es tan sólo su acompañante y asistente de la escritora de hocico y de cola: como quien dice la traductora de sus experiencias.

También debo destacar dos montajes que me sorprendieron: una especie de radioteatro escenificado en vivo en una pequeña ágora de madera donde se escenificaba la obra “En la diestra de Dios Padre” de nuestro memorable Tomas Carrasquilla, una obra de gracia carnavalesca, atravesado por la risa y el tono de un paisa exagerado, cargado del seseo, tal como la obra de Carrasquilla nos ha universalizado.

Otra de los lugares que me sorprendió fue el pabellón dedicado al Museo de la Memoria, una construcción en madera de varios pisos que según sus organizadores está todavía en curaduría por parte de los asistentes para un Museo que se ubicará en la capital. La muestra está conformada por fotografías, utensilios, prendas, sonidos y textos, que se instalan como testimonio del horror vivido por miles de colombianos, víctimas de la violencia, el sometimiento y el abandono gubernamental en décadas de conflicto. En algunos lugares de la muestra no resulta fácil resistir las lagrimas y los abrazos entre los asistentes. Esta exposición de unos 2.000 metros de espacio nos sumerge moralmente con los bárbaros métodos de los grupos armados contra una población indefensa.

En la parte superior de la muestra estaba la emisora de Radio Nacional de Colombia, allí permanentemente se realizaron entrevistas a los actores de las comunidades afectadas. Cada salón y muro gritó con intensidad el recuerdo de una barbarie. Vi con atención el muro dedicado a la comuna 13 de Medellín: sector que vivió un oscuro operativo de agentes del estado asociados con grupos paramilitares, la famosa operación “Orión” realizada en octubre de 2002 y en donde se ajusticiaron y desaparecieron a jóvenes que aun hoy sus familias reclaman.

En otro de mis desplazamientos tuve la oportunidad de encontrarme con dos figuras muy próximas a la Biblioteca: me refiero al promotor de lectura Edgar Trejos, hoy promotor de la Casa de la Cultura de Envigado, a quien solicité un saludo para los servidores de la Piloto que lo conocimos y reconocemos su trabajo.

La otra figura con la que me encontré fue el doctor Jorge Valencia Jaramillo, una personalidad excepcional de la política tradicional colombiana. El doctor Valencia muy próximo a la Piloto, fue alcalde de Medellín, Ministro de Desarrollo Económico, cuatro veces senador de la República y Representante a la cámara, además de otros cargos relacionados con la cultura y el libro. Fue el doctor Jorga Valencia uno de los fundadores y creadores de esta gran Feria, además de los gestores de la Cámara Colombiana del Libro.

Fueron varios días de inmersión en el mundo de los libros, los escritores, las editoriales, la memoria y los lectores. Este es el camino, la ruta de la cadena del libro que seguirá fluyendo hacia una biblioteca publica para finalmente habitar en las manos de un lector. ¡Todos siempre invitados para un próximo año también lleno de aprendizaje! Ah bueno, y este es el abrebocas para los eventos del libro que tendremos en nuestra ciudad en los próximos meses.

 

#Síguenos

                       

#Suscríbete

Enviar
© 2010  |  Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina | Carrera 64 No. 50 - 76 | Tel. 4600590