• Búsqueda de libros, revistas, folletos o mapas.
  • Búsqueda, consulta y visualización de fotos, audios o documentos
  • Búsqueda de libros, revistas, folletos o mapas en cinco diferentes bases de datos.
  • Centro de Documentación del Departamento Administrativo de Planeación - DAP.

Federico García Lorca: Un olor a sal y a sangre.

La literatura española del siglo XX lleva un nombre:  Federico García Lorca. Una voz eternamente joven, que aún late en los corazones que exploran su vasto universo ensayístico, poético y dramatúrgico.

Hijo de un período rico de artistas y escritores de las artes y las letras de España, Federico hizo parte de la llamada “Generación del 27”. Como una lluvia de estrellas, la década del 20 ibérica es uno de los periodos de mayor esplendor de las letras y las artes, solo por citar algunos nombres que iluminaron el cielo encontramos a: Rafael Alberti, Jorge Guillén, Gerardo Diego o Luis Cernuda; y figuras en el arte y la cinematografía como Salvador Dalí y Luis Buñuel, ambos representantes de una de las vanguardias más explosivas del siglo XX el surrealismo; los tres genios: Lorca, Dalí y Buñuel dejaron para la posteridad una obra en pintura, filmografía y literatura como para eclipsar el siglo con un brillo y una luz que no desaparece. Para dejarnos por siempre un olor a sal y a sangre justo encima de la piel.

La obra poética de Lorca es ampliamente conocida, llena de vocablos propios de su natal Granada, pero arriesgada en la estructura formal de la poesía. Muestra de ello es su obra “Poetas en Nueva York”, trabajo poemario realizado en uno de sus viajes a las entrañas de la gigante urbe donde aborda el moderno tema de la soledad en medio de la multitud.

 

Navidad en el rio Hudson

¡Esa esponja gris!
Ese marinero recién degollado.
Ese río grande.
Esa brisa de límites oscuros.
Ese filo, amor, ese filo.
Estaban los cuatro marineros luchando con el mundo.
con el mundo de aristas que ven todos los ojos,
con el mundo que no se puede recorrer sin caballos.
Estaban uno, cien, mil marineros
luchando con el mundo de las agudas velocidades,
sin enterarse de que el mundo
estaba solo por el cielo.

 

Como dramaturgo creó una vasta obra de piezas de teatro que son un grito a la tradición y a las costumbres, pero que también es una declaración, un alarido al sentido español y andaluz:   Bodas de Sangre, Yerma o La Casa de Bernarda Alba.

La obra ensayística de Lorca no sólo es extensa: es profunda. Son materia de su pluma las búsquedas más ondas por el “cante jondo” tradición del flamenco español nómade de la lejana Pakistán y la India, y que el investigador relaciona con la tradición andaluz.

El ser, el creador, el iluminado con el verso, recibió innumerables estigmas por su vida y su trabajo. Vivir bajo una nube de intolerancias precipitó su sacrificio: una pira de dolor que cegó la vida del poeta a sus 38 años. La historia no ha dado con la razón de este sacrificio, cometido en medio de la vorágine de la guerra de hermano contra hermano, derramada por la Guerra Civil Española.

En Julio de 1936, a su regreso a Granada, fue arrestado y fusilado, dejando atrás innumerables trabajos inéditos. Todavía hoy existen muchas preguntas sin respuesta sobre la muerte de Federico García Lorca; muchos dicen que él era apolítico y tenía amigos en ambos bandos, sugiriendo que su asesinato no fue por razones políticas. Se ha sugerido que dicho crimen fue motivado por su orientación sexual, pero nadie puede estar completamente seguro, porque toda explicación es fútil para declarar la muerte de un poeta, de un creador, de un hombre, así ese hombre sea un torbellino contra la corriente.

Para que no queden dudas de las motivaciones de aquel sacrificio, sabemos que el régimen franquista no sólo quiso cegar su vida sino prohibir su obra; sólo hasta 1953, casi dos décadas después de su inmolación, fue levantada la veda de censura hacia su obra.

Este mes celebramos en La Piloto su vida y obra. Y es que Federico nació un 5 de junio de 1898, en Fuente Vaqueros, provincia de Granada (España), y continua vivo como un pulso inagotable de la literatura universal.

Que sea pues el mes para traer sus letras de la desmemoria a la memoria. Para hacer de la vida un sueño y un teatro. Para dejarnos seducir por su luz y su carne y la sal. Aquí compartimos con ustedes uno de sus poemas, y no dejen de buscar sus libros en nuestra Biblioteca. ¡Los esperamos!

© 2010  |  Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina | Carrera 64 No. 50 - 76 | Tel. 4600590