amarilla roja esteticas prensa sensacionalista 1

Para muchos es común hablar de ‘prensa amarillista’, pero de donde sale esta referencia. En el libro de Olga del Pilar López Betancur podemos leer un poco de la historia del “termino” amarillista en genealogía de la crónica roja.

“William Randolph Hearst, dueño de The New York Time Journal, se lleva los principales redactores de Pulitzer para crear un nuevo emporio que se nutre de las ventas de la prensa sensacionalista. En esta rebatiña de periodistas, Hearst incorpora entre sus filas a Richard F. Outcault, creador de la tira cómica, Hogan’s alley, dedicada a relatar la vida de un muchacho típico de los barrios pobres de Nueva York. Su camiseta amarilla característica, novedad de impresión a color, termina por endilgarle el nombre del “niño amarillo”. Lapelea entre Pulitzer y Hearst tuvo como punto focal esta tira cómica, publicada por ambos que sirvió finalmente para bautizar unas formas noticiosas denominadas “amarillistas”; homenaje indirecto al debatido muchacho, símbolo de la competencia que hizo mover las prensas de uno y otro periódico con la mayor profusión.”

En el sensacionalismo local aparece Sucesos sensacionales que se convirtió en el semanario más vendido en el país. “Mientras que los periódicos políticos asumían la tarea de educar a las masas, en la crónica roja se expresaban abiertamente la sexualidad y la muerte, la pasión y el crimen”

 

LA ÉPOCA DE LOS “CHUPASANGRE” FUE DE TERROR EN LA CIUDAD DE MEDELLÍN

“El macabro hallazgo en una manga de Manrique, que inició una de las más sensacionales investigaciones en la capital de Antioquia. ‘Yo no como eso’, dijo Carlos Cano a su mujer cuando le entregó carne humana para la casa. Cómo se logró descubrir al criminal”

Este hecho sucedió en la hacienda la Escocia que pertenecía al señor José Miguel Álvarez, pero quien permanecía en ella era su mayordomo David Vásquez, un humilde campesino que el día miércoles 8 de agosto de 1928 en la tarde al dar la ronda por la hacienda encontró enterrado el cadáver de un niño.

Como esta, podemos leer más historias de la crónica sensacionalista y darnos cuenta de cómo vivían en las ciudades aquellas personas que para muchos pasaban desapercibidas y en un momento comenzaron a aparecer en las páginas del semanario Sucesos Sensacionales, convirtiéndose en los protagonistas de macabras historias.

ver accesos directos

catalogo en linea mega buscador e book bpp digital canal en vivo