• Búsqueda de libros, revistas, folletos o mapas.
  • Búsqueda, consulta y visualización de fotos, audios o documentos
  • Búsqueda de libros, revistas, folletos o mapas en cinco diferentes bases de datos.
  • Centro de Documentación del Departamento Administrativo de Planeación - DAP.

Los servidores públicos y la Rendición de Cuentas a la comunidad.

Es nuestro deber participar e invitar a la comunidad a evaluar y revisar nuestra gestión.

Rendir cuentas es una idea que puede parecer incomoda y desagradable, sobre todo en un país donde muy pocos las dan y la cultura de transparencia de lo público apenas asoma la cabeza en la conducta y razón de las entidades públicas. Incluso nosotros, servidores públicos creemos que ese compromiso es responsabilidad de un grupo reducido de servidores. La Constitución Política de Colombia de 1991 dio, a todos los ciudadanos, la posibilidad de participar e intervenir activamente en el control de la gestión pública.  Al mismo tiempo, determinó la forma como éstos, pueden participar en la planeación, el seguimiento y la vigilancia de los resultados de la gestión estatal.

A propósito: cuéntale a tus usuarios que pueden diligenciar una encuesta para saber qué tema quieren que se priorice en la jornada.

Somos una entidad pública de carácter cultural, nuestro rol de facilitadores y gestores de información, además está asociada  al compromiso de formar en ciudadanía; así que nuestro ejercicio de rendir cuentas a la comunidad tiene ese doble propósito, realizar un espacio de participación, validación y aprobación de nuestra comunidad y a la vez, propiciar un ejercicio ciudadano que debe incorporarse en el entorno social y político de lo público.   Ahora, nos planteamos el siguiente interrogante ¿Por qué nosotros actores y gestores de esa ejecutoria de la institución poco participamos en el ejercicio de la Rendición de Cuentas?

Decir que hacemos el ejercicio es  fácil; pero operar una política pública con ese propósito es mucho más difícil. Sabemos que rendir cuentas significa literalmente entregar o dar cuentas ante alguien, de ahí que rendir cuentas sea siempre una acción subsidiaria de una responsabilidad previa que representa prestar el servicio, cumplir el objeto o propósito y que concierne con la manera como damos  cumplimiento con  esa responsabilidad.

La verdadera Rendición de Cuentas implica necesariamente un marco jurídico, un deber, y uno político, un hacer; es decir, un marco de responsabilidad que se desprende de las obligaciones legales y públicas del principio de legalidad y de propósito democrático. Por eso, la Rendición de Cuentas no equivale al derecho de acceso a la información pública ni es sinónimo de transparencia. Se trata de conceptos que se refuerzan recíprocamente, pero que no significan lo mismo; así un régimen transparente es, uno en el que no hay obstáculos para ver y saber, uno en el que cualquier persona puede observar ¿Qué decisiones está tomando el gobierno? ¿Qué recursos está empleando? ¿Cómo está usando los medios que tiene a su alcance? y Qué resultados está obteniendo?

Sin embargo, la auténtica Rendición de Cuentas es algo más que la transparencia: es una tarea obligada y permanente, con actores claramente identificados que llevan a cabo la vigilancia, el control y la sanción sobre los contenidos reales del ejercicio gubernamental, en todas sus facetas, en un entorno legal y democrático explícito y abierto, que identifica con claridad las obligaciones que cada servidor público debe cumplir. Asimismo, es también un ejercicio de información pública; un medio a través del cual los gobiernos, nosotros como ente público, informamos al público de nuestras ejecutorias, de los recursos que han invertido  y de los resultados obtenidos.

Por eso cuando sepas que estamos próximos a realizar la Audiencia Pública de Rendición de Cuentas a la Comunidad, recuerda que nadie mejor que nosotros para invitar a participar a los usuarios y la comunidad.

 

¡Los esperamos en la Socialización de nuestra Rendición de Cuentas 2018!

 

 


© 2010  |  Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina | Carrera 64 No. 50 - 32 | Barrio Carlos E. Restrepo. Medellín- Colombia.