Desde adentro

¡A Don José le cambió el semáforo y ahora está en otra ruta!

Por: admin

27 Feb 2019, 7:53

José Antonio Gaviria llegó a La Piloto como conductor, pero nunca se restringió ni limitó a esa tarea. En los momentos en que el vehículo asignado a la dirección presentaba fallas, o por ocasión en que no lo requerían en la dirección,  dirigía con gusto su atención a colaborar en la Sala Antioquia. Para Teresa  Naranjo y Alejandra Quintero siempre fue una compañía de apoyo y un colaborador para pequeñas y valiosas tareas en la Sala.
Don José, como más lo conocemos,  acaba de recibir su pensión. Desde la otra vida, nos referimos a la vida de pensionado, le pedimos que nos contara algunas cosas de su existencia y que manifestara algunas palabras a sus compañeros de la Piloto.
Don José:  “Cuando niño vivía en una vereda llamada Guaimaral,  municipio de Aguadas, Caldas; mamá y papá tenían cultivos de café y caña para elaborar panela; yo me chupaba los granos de café cuando estaban maduros y mis padres me castigaba porque me podía dar anemia.
Siendo adolescente estudiaba y en los momentos que quedaba desocupado, ayudaba a coger café y recoger leña para el fogón de la casa. Estando adulto empecé a laborar en diferentes empresas, claro también hice la primaria y el bachillerato. Me casé y tuve un hermoso hogar.
Mi familia la componen mi esposa, dos hijas, un nieto y una nieta. He leído muchos libros, pero el que más me gustó fue ” La Casa de las dos Palmas”, de Manuel Mejía Vallejo; porque narra muchas vivencias que yo también viví en mi vereda de Guaimaral.

Ya que soy un servidor jubilado, les aconsejo a mis amigos compañeros, que en esta nueva etapa de la Biblioteca, sigan siendo buenos servidores, para que los usuarios se sientan bien atendidos y la institución logre los  buenos resultados que todos esperamos.
Para mi la palabra conducir tiene varios significados, por ejemplo: transportar, trasladar, guiar, pero también, aconsejar y llevar a una vida mejor. Doy gracias a Dios que ya estoy jubilado y que logré terminar mi vida laboral en esta institución tan importante.  Me siento orgulloso y quiero compartir más tiempo con mi familia y esos nietos que tanto amo.
A todos mis ex-compañeros de la Biblioteca y del Sistema, quiero decirles que sigan prestando sus servicios con el mismo entusiasmo que cuando empezamos y cuando estén próximos a recibir el beneficio de la pensión, también lo hagan con el mismo amor y pertenencia.
Un fuerte abrazo para todas y todos, siempre los voy a llevar en mi corazón.”
Atte. José Antonio Gaviria Gallego.



Copyright 2010 © Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina.

Skip to content