Desde adentro

Alianza y sinergias con el Fondo de Cultura Económica

Por: admin

28 Sep 2018, 11:47


 

Por: Shirley Milena Zuluaga Cosme

Directora General, Biblioteca Pública Piloto

Las alianzas han sido históricamente la manera como nuestra Biblioteca ha logrado formar, crear, desarrollar y fortalecer su trabajo a lo largo del tiempo. Fue una alianza la que propició su génesis; parte de los fondos y colecciones documentales y gráficas adquiridas por la institución obedecen a alianzas público- privadas; nuestra agenda cultural es grande, fuerte y atrayente, también gracias a nuestros aliados de la academia. Juntos somos más fuertes, más grandes, más sólidos. Eso siempre lo hemos sabido.
El pasado 6 de septiembre acompañamos la inauguración de la librería del Fondo de Cultura Económica (FCE) en nuestra ciudad, gracias a una alianza estratégica oficializada a finales del año pasado. Hace exactamente un año, en septiembre de 2017 y también en el marco de la Fiesta del libro y la cultura, anunciamos la alianza que la Biblioteca Pública Piloto y el Fondo de Cultura Económica habíamos establecido. Este mes presenciamos el primer elemento de esa materialización: la apertura de una librería que es una especie de metáfora del retorno, pues la relación entre el FCE y nuestra ciudad se remonta a los años de la recordadísima Librería Continental.
El FCE es una de las organizaciones culturales más grandes del mundo hispanoparlante, editorial y organización cultural que, en sus más de 83 años de existencia, ha publicado unas 10.000 obras, en las que se encuentran títulos de más de 65 Premios Nobel y un considerable catálogo de escritores latinoamericanos, varios de ellos, ganadores de los principales premios en literatura en lengua castellana.
Como saben, hay antecedentes de relaciones previas entre el Fondo y la Biblioteca: juntos ya habíamos organizado el concurso “Leamos la ciencia para todos, Colombia 2004-2006”, que se hizo con el propósito de fomentar el hábito de la lectura, la investigación, la disciplina y la creatividad en niños, jóvenes y docentes. Los ganadores de aquella vez recibieron dotaciones de libros y pudieron visitar lugares de interés científico en Bogotá y Ciudad de México.
Y es que ambas instituciones nos parecemos: nuestros principios misionales se basan en propiciar el libre acceso a la información; promover el rescate, comprensión, difusión y defensa de las diferentes expresiones del continente Latinoamericano, incentivar la formación de lectores críticos y creativos; desarrollar servicios en torno a la lectura y la escritura; y contribuir a la conservación y difusión del patrimonio formativo e informativo de la humanidad, en especial de América Latina. Las colecciones de la BPP, además, están llenas de similitudes, coincidencias y guiños a México. Varios de nuestros autores más representativos florecieron allí: para no devolvernos mucho en el tiempo, el poeta Porfirio Barba Jacob, que hoy se representa en la máxima condecoración de la cultura en Medellín, vivió y murió en México luego de una larguísima correría por Centroamérica buscando un lugar en el mundo. Y ni hablar de Manuel Mejía Vallejo, quien es uno de nuestros escritores fundacionales y cuyo legado alimenta los archivos de autor de nuestra Sala Antioquia, pasó por México durante sus años de exiliado.
Estas cortas menciones dan cuenta de la empatía y la confianza que comparten la Biblioteca y el FCE, y que es el material sobre el que se cimienta esta alianza, de la cual la apertura de la librería es una arista: el proyecto de trabajo conjunto entre la Biblioteca Pública Piloto y el Fondo de Cultura Económica es ambicioso y potente, y tiene como único fin alimentar el apetito cultural de la ciudad.
Nuestra institución está en un proceso no solo de reforzamiento estructural y renovación de la infraestructura física de su edificio principal, sino también de todas sus apuestas estratégicas y contenidos, esta alianza obedece al objetivo de ser una biblioteca con proyectos de incidencia social y cultural en América Latina y por eso celebramos la presencia que el FCE tiene en muchos países de nuestro continente. El FCE tiene presencia en 9 naciones en Iberoamérica y una cadena de distribución en México de 27 librerías ubicadas en las principales capitales. Estamos seguros de que esta alianza, al igual que las demás que implementamos y fortalecemos diariamente con toda nuestra apuesta de proyectos institucionales, contribuirá a enriquecer las agendas del universo del libro en Medellín.
Eso que sucedió el pasado 6 de septiembre, y que juntos vivimos, es otro hito importante en el camino que ya han abierto otros actores e instituciones culturales que desde hace años trabajan para que Medellín sea la ciudad más lectora de Colombia. Trabajar juntos es la puerta de entrada a Latinoamérica para nuestra biblioteca, nuestras colecciones y nuestros aliados. Es una ventana de posibilidades para nuestro Fondo Editorial y, por consiguiente, para escritores antioqueños.
Esta alianza servirá de impulso para que los contenidos de nuestra Sala Antioquia y del Archivo Fotográfico lleguen a más lugares; esto no es otra cosa que la continuidad del espíritu fundacional de una Biblioteca de la UNESCO para América Latina. Gracias por estar hoy aquí, por hacer posible esta realidad, y por escribir esta historia con nosotros. Juntos continuaremos fortaleciendo el universo del libro, y la relación con nuestros lectores, académicos, escritores y usuarios, que son la vida de nuestra Biblioteca, y de la cultura de Medellín y la región.
 
 



Copyright 2010 © Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina.

Skip to content