Desde adentro

Ana Patricia, concentrada con su trabajo y conectada con la familia

Por: admin

02 Nov 2018, 9:57

Ana Patricia García Ortega es Auxiliar Contable de la Subdirección Financiera, lleva unos 14 años vinculada con la Piloto, los mismos que casi tiene su hijo Ángel Esteban, quien ya la sobrepaso en  estatura, como se puede apreciar en una de las fotos que nos suministró.
Cuando llegó a la Piloto lo hizo inicialmente como contratista y desde hace 8 años, se encuentra vinculada en  provisionalidad.
Nos reunimos con Ana para conversar  en la cafetería del Parque Biblioteca San Javier.  Luego de varios días en que a la ciudad estuvo cubierta por  una espesa nubosidad.   Ese día nos regaló un  sol que se mostró generoso en calor y luz. Ana Patricia o Anita, como algunos cariñosamente la llamamos,  apenas llevaba un día de retornar de su periodo de  vacaciones.
 

 
Anita como auxiliar contable, es la encargada de recibir parte de los informes de supervisión producido por supervisores y contratistas, vinculados a la Piloto o en alguno de sus proyectos; nos dijo que hace algunos años ella realizaba gran parte de esa revisión pero con el crecimiento de la contratación y del área, lo realiza en compañía de otros servidores de la financiera.
Confiesa que llegó a San Javier con cierto temor, pero con el paso del tiempo entendió que estar juntos en el área, les mejoro el entendimiento laboral.  Manifiesta que se entiende con todos pero tiene un gran afecto y confianza con Carime y Jackeline y especialmente con Senia Luz Vargas con quien comparte una cordial amistad.
 

Ana es una mujer calmada, pero exigente y rigurosa a la hora de realizar su trabajo, ella hace las alertas cuando encuentra en los informes de supervisión  alguna inconsistencia o cuando  le falta algún documento por ser anexado.  Por el volumen de contratos Ana es un apoyo indispensable para la contadora y para el resto de la cadena de servicio que comprende el área financiera.
Nos sentamos a conversar sobre esas cosas que la vinculan a la Piloto y a su familia. Ana tiene una hermana gemela fraterna, ambas se llevan algunos minutos de diferencia, ella y su hermana, que ahora trabaja en la Republica del Salvador, conservan una profunda amistad pero sabiendo lo diferentes que son.  Ambas son las hermanas mayores luego de la partida temprana del  hermano que perdió la vida, hace algunos años en un accidente de tránsito.
Considera que a pesar de todas las vicisitudes son una familia unida, mantiene un contacto permanente con el papá, esto es algo que  la mamá le  ha inculcado a lo largo de los años.
Los padres de Ana son separados, pero ambos papá y mamá, no han dejado de estar conectados con el cariño y el amor que los hijos necesitan de ambos progenitores. Ana nos habló de su madre, una educadora jubilada que continua desarrollándose como profesional en la Facultad de Salud Pública. De la experiencia profesional de su mamá, docente en lengua castellana, Ana expresa que ha recibido los mejores consejos, tener claridad en las ideas y hablarle y formar a su hijo en normas y claves que éste pueda entender y asimilar y por supuesto, en el amor por la lectura.
En el momento vive con la mamá, su hijo, su hermano menor y sus sobrinas. Desde hace varios años decidió finalizar  su relación de pareja pero su excompañero no ha dejado de estar en contacto con ella y su hijo. “Ángel Esteban tiene una hermanita con quien se comunica permanentemente.”
Cuando piensa en proyectos, Ana siempre habla de ese vínculo con su hijo, Ángel Esteban, como cuando nos dice: “Ángel Esteban y yo compramos apartamento y nos pasaremos a vivir allí en diciembre.” Se refiere al apartamento que ambos ya recibieron a través del Fondo Nacional del Ahorro y de la Caja de Compensación Familiar de Antioquia,  COMFAMA.  Están en el proceso de los acabados y piensan ocuparlo en diciembre, en el  sector de Copacabana.
 

Aunque una de sus prioridades era una vivienda, Ana dice con seguridad, que desea seguir su formación profesional estudiando Administración de Empresas y espera al 2019, para poderlo hacer.
Esta muy animada con la posibilidad de reunirnos de nuevo en la sede central, considera que lo que percibió en San Javier, la unión y el entendimiento laboral  se repetirá en la central y que será aún  mejor.
Entre los compañeros que ya no están laborando en la Piloto Ana  recuerda especialmente  a Jaqueline Montoya, compañera de la financiera, que ahora labora en la Contraloría de Medellín.  Le recordé que Jaqui nos había visitado  en la central hace algunos días;  le dije que la noté muy afectuosa cuando nos vimos en compañía de Elkin Duque, luego de lo cual expresó: “Una de las particularidades de la gente que ya no está como Jaque Montoya es que todos vuelven a hacernos la visita, todos vuelven a visitarnos y a saludarnos.”
 

 



Copyright 2010 © Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina.

Skip to content