• Búsqueda de libros, revistas, folletos o mapas.
  • Búsqueda, consulta y visualización de fotos, audios o documentos
  • Búsqueda de libros, revistas, folletos o mapas en cinco diferentes bases de datos.
  • Centro de Documentación del Departamento Administrativo de Planeación - DAP.

Andrés Neuman, la escritura ligera, profunda y fresca.

 

Andrés Neuman (1977) nace en Buenos Aires, Argentina. Siendo aun un chico, su familia de raíces judías migra hacia Granada, España, en cuya universidad se forma y ejerce la asignatura de literatura latinoamericana.

Formó parte de la lista Bogotá-39, votación convocada por el “Hay Festival” en el 2017 y en donde se destacaba a los mejores narradores de ficción del continente, menores de cuarenta años de Hispanoamérica. La revista Granta lo destacó como uno de “los 22 mejores narradores jóvenes en español”.

Neuman tiene la versatilidad en el manejo de diversos géneros literarios, desde la novela, el cuento y los aforismos, pasando por la poesía y el ensayo. Su trayectoria literaria, aunque corta es fecunda. En estos pocos años Neuman ha publicado de forma continuada novelas como Bariloche (Anagrama, 1999), .La vida en las ventanas (Espasa, 2002), Una vez Argentina (Anagrama, 2003), El viajero del siglo (Alfaguara, 2009), Premio Alfaguara, Premio Tormenta y Premio de la Crítica, Hablar solos (Alfaguara, 2012); cuentos como El que espera (Anagrama, 2000), El último minuto (Espasa, 2001), Alumbramiento (Páginas de Espuma, 2006) o Hacerse el muerto (Páginas de Espuma, 2011); y poemarios como Métodos de la noche (Hiperión, 1998), El jugador de billar (Pretextos, 2000) o El tobogán(Hiperión, 2002), Premio Hiperión. Algunas de sus obras se encuentran traducidas a más de veinte idiomas.

De su novela Hablar Solos, Fernando Iwasaki, profesor de la Universidad Loyola Andalucía, expresa: “Sin embargo, el verdadero asunto de Hablar solos traspasa y desasosiega: ¿Qué nos sucede cuando cuidamos a un ser querido que va a morir? ¿Cómo es la convivencia con alguien que cada día nos mira desde un lugar todavía más remoto? ¿Cuándo comienzan y terminan los duelos de las personas que amamos? Las enfermedades terminales de los padres, los cónyuges y los hijos no guardan ninguna semejanza entre sí, pues unas suponen más ternura, otras consienten la náusea y algunas incluso producen rencor. Así, Hablar solos es un largo soliloquio sobre la muerte de la pareja y -para ser más exactos- el monólogo de una mujer que sabe que Mario -su marido- va a morir, que su cuerpo ya le produce asco y que descubre que su sexualidad es póstuma.”

Neuman además es un escritor variopinto, inquieto, accesible y vernáculo. Neuman habla con todo aquel que se le dirige, concede entrevistas, tiene un blog activo y participa en foros, lo que permite que el lector, el crítico o el estudioso puedan acercarse a su obra y a su figura con relativa facilidad. Neuman no cree en la superioridad del escritor, al mejor estilo clásico, distante de sus lectores, sino que parte de que el escritor es, un hombre como cualquier otro.

Roberto Bolaño, escritor desaparecido y ganador del Premio Rómulo Gallegos, dijo sobre su novela Bariloche que “ningún buen lector dejará de percibir en sus páginas algo que solo es dable encontrar en la alta literatura, aquella que escriben los poetas verdaderos, la que osa adentrarse en la oscuridad con los ojos abiertos y que mantiene los ojos abiertos pase lo que pase” (“Neuman, tocado por la gracia”, en Bolaño salvaje, p. 149).

Y es que uno de los aspectos más importantes de su obra es la reflexión que sostiene en su escritura sobre la lengua y la identidad, tema que recorre tanto su novelística, ya sea BarilocheUna vez Argentina, o El viajero del siglo, como su obra lírica. Su condición de extranjero, de argentino, pero con una identidad escindida, como explica muy descriptivamente y con ironía en Una vez Argentina (reflexión sobre la memoria personal entrelazada a la histórica del país) y que le lleva a analizar el tema de la patria, la identidad, la memoria, la noción de frontera o de lengua. Así lo indica el propio Neuman: “La emigración inauguró en mí cierto conflicto con mi idioma. Una suerte de extranjerización de la lengua materna” (Andrés Neuman, “La frontera como lengua poética”, Ínsula, núms. 793-794, p. 42).

Neuman, podríamos decir es un autor desacralizado, sin pedestal; es por esto que se expresa y gusta de tener contacto y diálogo con sus lectores. De algunas de sus múltiples charlas virtuales seleccionamos estos interrogantes resueltos por el autor:

Pregunta uno de sus lectores: ¿Piensas que para ser un buen escritor hace falta haber pasado por unos estudios superiores, o es más importante la vocación, y la creatividad?

Andrés Neuman: – “Con toda sinceridad, No, durante mis estudios filológicos no tuve la sensación de que me preparaba como escritor. Los estudios académicos me parecen muy aconsejables para la formación de un crítico o quizá de un ensayista. Pero para ensuciarse con poesía o narrativa hace falta sobre todo entrenarse en el asombro. Y corregir, tachar, insistir. Borges jamás fue a la universidad. Y ahora es el autor más estudiado en las universidades del mundo.”

Pregunta de otro lector: Felicitaciones y una pregunta: ¿qué autores jóvenes argentinos poco conocidos podría recomendar?

Andrés Neuman: -Ahí va el banquete: Hernán Ronsino, Samantha Schweblin, Oliverio Coelho, Fernanda García Lao o Pedro Mairal entre los narradores. Natalia Litvinova, Laura Wittner o Fabián Casas entre los poetas. Hay muchos más.

Estimado señor Neuman, quedé encantada con su libro “El viajero del siglo”. ¿Podría aconsejarme una lista de libros que deba leer un chico de 17 años?

Andrés Neuman:  -Uf, qué responsabilidad. A riesgo de equivocarme fatalmente, me atrevería a sugerir (pero sin deber alguno) por ejemplo los cuentos de Poe, de Cortázar y de Buzzati, “El extranjero” de Camus, “La metamorfosis” de Kafka, “Novela de ajedrez” de Zweig, alguna novela de Carson McCullers, los poemas de Girondo y de Vallejo y de Pizarnik, “Los niños tontos” de Ana María Matute, “El viejo y el mar” de Hemingway, “Pedro Páramo” de Rulfo y un largo etcétera.

Por fortuna Andrés Neuman es uno de los escritores invitados a la Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín.

 

 


© 2010  |  Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina | Carrera 64 No. 50 - 32 | Barrio Carlos E. Restrepo. Medellín- Colombia.