Desde adentro

Con nuestras filiales, somos una Biblioteca.

Por: admin

04 Dic 2018, 10:42


Nuestras filiales son la presencia viva de la Piloto en las periferias de la ciudad,  La primera filial de la Biblioteca se estableció en diciembre de 1954, en el barrio de Villa Guadalupe, un caserío de familias proletarias y campesinas a donde no llegaba carretera, no se disponía de redes de acueducto, alcantarillado, ni luz, y que reunía, un poco más de 2.800 habitantes, cuya situación educativa no era menos que dramática. La sucursal experimental prestó servicios similares a los de la Biblioteca Central con atención diaria para la consulta, préstamo a domicilio y una programación cultural con proyecciones fílmicas, hora del cuento, dos programas semanales de relatos, lectura para niños y algunas funciones artísticas para su entorno.
Con los servicios bibliotecarios, los programas de lectura y las actividades culturales en las filiales,  los niños tienen la oportunidad de disfrutar actividades similares a las programadas en la centralidad.   Este fue, en aquel momento,    un experimento de servicios bibliotecarios en una zona semirrural, donde las dificultades del entorno social ofrecían un mayor grado de complejidad.
Actualmente contamos con 4 filiales, dos en zonas barriales como Florencia y Campo Valdés y dos en zonas corregimentales como San Antonio de Prado y en la Loma, en el corregimiento de San Cristóbal. Es indudable que las condiciones de esos lugares sean menos dramáticas que las relatadas en nuestra primera experiencia, en Villa de Guadalupe, pero la aspiración y vocación institucional sigue intacta y es la misma. Allí queremos que ocurra, en proporción, lo que ocurre en la central.
Las filiales son estructuras próximas, cercanas en el afecto a las localidades, facilitan la expansión y la misión de la Biblioteca. Su mayor ventaja es que tiene el conocimiento experimental necesario para abordar lo local. Cuentan con la posibilidad de construir   sinergias, obtener   recursos y transferir las experiencias y  los procesos que emanan de su casa matriz, de nosotros en la central. Queremos que lo que ocurra en la centralidad, en proporción,  estimule cambios, innovaciones y conocimiento, en esos lugares donde tenemos incidencia.
La filial debe ser un transmisor de las mejores prácticas organizativas de su casa central, pero a su vez también: aprende, procesa, producir y transmitir información;  permitiendo  mejorar la “consistencia interna”. Adicionalmente, las filiales generaran nuevos conocimientos adoptados al contexto específico de su entorno local.
Hemos hecho muchos cambios, hemos puesto nuestro mayor esfuerzo, en beneficio de las expectativas e intereses de la comunidad, queremos y trabajaremos para que esos cambios y servicios, se irradien allí donde nos encontramos como uno solo, en nuestras filiales.
 



Copyright 2010 © Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina.

Skip to content