Desde adentro

La Biblioteca para los niños debe ser como un laboratorio de aprendizajes.

Por: admin

11 Abr 2019, 11:03


 
Es posible que los niños que nos visiten estén familiarizados con los libros, sobre todo con los libros escolares, aquellos impuestos y obligados, los que muchas veces no se explican ni se acuerdan sino que se imponen, los que conforman los  senderos espinosos del conocimiento y por donde todo escolar debe pasar.
Como les parece pasar de un lugar donde se impone la lectura, por uno donde ésta  se elija  en libertad, un espacio donde sí  lees es porque  quieres. Es posible que para los menores y escolares sea una nueva forma de comprender nuevos  usos de la lectura; la de ampliar el horizonte y habitar la imaginación o recorrer  los   divergentes universos y posibilidades  que puede brindar La biblioteca pública en una foto digital, un juego o un canto de iniciación para la lectura de un cuento.
Aunque en la Biblioteca se lee y se aprende con ese ejercicio, nuestros menores también aprenden a socializar y a comprender los comportamientos, usos y vocación de las áreas y aunque tengamos un espacio reservado especialmente para ellos, no podemos restringir que quieran conocer y explorar otros, por supuesto con el acompañamiento de un adulto responsable, ya sea la profesora, padre o familiar acompañante.
En nuestra Biblioteca el menor debe saber que él es nuestro centro de interés, cuando éste decida abordarnos, así nosotros no sepamos de pedagogía infantil, no seamos los promotores de lectura ni demos la referencia en Sala Infantil. La Biblioteca Pública es para todos, pero debe ser preferente para los niños, para nuestros menores que además de desarrollar sus habilidades lectoras; por supuesto, tiene derecho a equivocarse y aprender con cariño a convivir con los demás.
La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) expresa que entre los propósitos y objetivos de una biblioteca pública ​ están los de   crear y consolidar los hábitos de lectura en los niños y estimular su creatividad; además que  la necesidad de la lectura entre  los pequeños supone la necesidad de crear servicios bibliotecarios para ellos. Las Pautas sobre servicios, en las bibliotecas para niños de La Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA)​ entienden que el servicio para niños asegura la continuidad de la biblioteca, ya que los infantes  tienden a seguir siendo usuarios cuando crecen. Lo que significa que los menores son parte de la circulación generacional y de continuidad en el tiempo para  una biblioteca. Por esto es por lo que son tan importantes los niños para nosotros en una biblioteca pública.
 

 



Copyright 2010 © Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina.

Skip to content