Desde adentro

¡La fiesta en San Antonio de Prado!

Por: admin

04 Dic 2018, 10:57

Una celebración que ratifica una alianza con la comunidad.
Eran las dos de la tarde en San Antonio de Prado, el viernes 23 de noviembre. El grupo con la chirimía preparaba sus instrumentos, trajes y sancos  para iniciar un recorrido que planeaba   darle la vuelta al parque principal. Un par de payasos con sus inmensas cabezotas  y sus zapatos en forma de aletas  ya estaban listos; cuando de repente se largo la lluvia, una de esas que en forma inesperada  suele caer con intensidad y que rápidamente se va. La lluvia rápidamente nos indujo  a cambiar de planes. Realizaríamos  el recorrido de la chirimía  adentro, en  las instalaciones del Centro de Desarrollo Social, por suerte el cielo raso allí es alto y las lindas damiselas en sus zancos pudieron estirar sus largas piernas  y danzar.
Previo en la mañana se adorno el lugar con bombas, flores y una exposición de pesebres;  que Guillermo Gómez nos ayudó a decorar. Un carro llega con parte de los invitados. Son los servidores que en diferentes periodos trabajaron  aquí: Alejandra, Elkin, Adrian y  Johem.
El auditorio preparado. Los asistentes expectantes  al ingreso de los danzantes, músicos y artistas. La chirimía que ya había tocado varios  aires afrocaribeños en medio de corredor y el patio interior,   ingreso al auditorio con sus grupo de redoblantes, acompañado por los sonidos de un clarinete, de repente sonaron los aplausos y el aire se colmó de alegría.
Dábamos inicio al acto de celebración, acompañados por  la comunidad y de una representación  del talento de los grupos artísticos y culturales de San Antonio de Prado.  Se dieron las palabras de bienvenida, se leyó un  poema a Cargo de Carolina, la promotora de lectura;  junto con las  palabras de Marleny Gonzales, acto seguido  el segundo número de la tarde  estuvo a cargo del mimo que hablaba, un artista de la localidad que trasgrede el formato silencioso y combina acertadamente gestos y palabras. En manos del mimo vimos morir a la pulga Sofia, que por complacer a su amo y alimentador, debió  ejecutar el temido y poco repetido triple salto mortal. Sonaron las guitarras y bailaron las abuelas de grupo de danza Estampas Pradeñas, un bambuco por aquí, unas vueltas antioqueñas  por allá, luego las palabras de la directora, que saluda a los asistentes. Se le canta a la cumpleañera y se le parte la torta, todos comen y la niña de bodas de diamante, se recoge el vestido para no ensuciarlo y sonríe a todos aquellos que en esa tarde la acompañan. Todos salimos contentos.
 

 
 
 
 
 



Copyright 2010 © Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina.

Skip to content